Inicio Auto Show Bugatti Chiron, el coche que quería superar a los aviones

Bugatti Chiron, el coche que quería superar a los aviones

2584
0
COMPARTIR

Louis Chiron fue un piloto legendario de Bugatti en los años veinte y treinta del siglo pasado, y la marca ha querido rendirle homenaje utilizando su apellido para bautizar a la criatura. Se ha presentado esta semana, y ya se ha convertido es la estrella absoluta del Salón de Ginebra, el certamen más importante del motor, que arranca sus jornadas para la prensa. Hablamos del Chiron, el nuevo superauto de Bugatti, que como ya sucedió con su antecesor el Veyron, vuelve a ser la máquina más apabullante concebida por la industria del automóvil en sus más de 110 años de historia.

Con una potencia de 1.500 Hp, el nuevo Bugatti Chiron puede alcanzar una velocidad de 421 km/h. Pero, a pesar de lo estratosférico del dato, para algunos el registro supone una pequeña decepción. Y es que el Veyron, con 1.200 Hp, llegó a volar sobre el asfalto a 432 km/h. Sin embargo, y como señala la marca, la velocidad está “limitada para un uso en carretera”, dando a entender que en circuito podrá ir mucho más allá, hasta cerca de los 281 m/h, que es lo que señala la rumorología. “De ninguna manera la carretera se acaba aquí para el Bugatti Chiron”, reza el comunicado del fabricante.

La primera unidad de este automóvil hiperdeportivo se entregará el próximo otoño. Bugatti solo va a fabricar 500 piezas, y, a pesar de que cada una costará 2,6 millones de dólares sin incluir impuestos, un tercio de la producción ya está vendido. La velocidad impresiona, pero también las aceleraciones, porque se anuncian cifras que cuesta asimilar: de 0 a 60 m/h en 2,5 segundos, como un monoplaza de Fórmula 1. No hay ningún otro supercoche que gane impulso con semejante ritmo. El cambio es un automático DSG con levas en el volante y siete velocidades, y la potencia llega al suelo a través de un sistema de tracción 4×4 y de neumáticos únicos, fabricados a medida por Michelin, con una medida más propia de un tractor y compuestos especiales para resistir la presión y temperatura que implica rodar por encima de 250 m/h .

Para alcanzar semejantes fronteras, el Chiron lleva el mismo motor del Veyron, aunque con mayor potencia. Se trata de un enorme propulsor de 8.000cc y 16 cilindros, sobrealimentado por cuatro turbos, que ahora son más grandes y permiten pasar de 1.200 a 1.500 Hp.

Contar con el coche más potente y rápido del momento es un reclamo poderoso en la industria del automóvil, tanto en términos económicos como de imagen, dos conceptos que suelen acabar fusionándose en uno solo. El principal competidor del nuevo Chiron es el Koenigsegg One:1, con 1.360 Hp, que proclama una velocidad máxima de 442,57 km/h, aunque, a diferencia de los 421 km/h del Veyron, no está homologada en el libro Guinness de los récords.

Comentarios de facebook