Inicio Autos Clásicos Clásico y Moderno, Chevrolet Camaro 1969 ZL1 Pro Touring

Clásico y Moderno, Chevrolet Camaro 1969 ZL1 Pro Touring

3224
0
COMPARTIR

Por Andres Aiello

La idea era sencilla, pero para concretarla fue necesaria la comunión de varios especialistas y distintas marcas que aportaron lo mejor de sí. Gracias a esa suma de esfuerzos, aquella premisa inicial dio paso a una realidad palpable: un Chevrolet Camaro ZL1 de 1969 capaz de acelerar, doblar y frenar como un Corvette último modelo. O puede que incluso mejor aún.

Así podríamos resumir el currículum de un auto del cual existe un único ejemplar. Al momento de escribir esta nota, ese ejemplar se encuentra bajo el techo de RK Motors Charlotte, una casa que exhibe y vende exclusivos Muscle Cars y vehículos de alta performance. Quedará en manos del primer interesado dispuesto a pagar por él los 79.900 dólares que le pusieron por precio. Sugerimos moderar las esperanzas de manejarlo, porque tal vez ya sea demasiado tarde para eso.

La gente de Pro Touring Super Cars tuvo la genial idea de confeccionar este tributo a uno de los mejores Camaro de la historia. Las premisas: aumentar su rendimiento, aplicarle sutiles retoques estéticos y conservar la esencia del modelo original. Misión delicada si las hay, ya que una pincelada de más podía convertir al Chevrolet en un tuning del montón.

Comencemos por el principal aspecto del auto, el cual paradójicamente permanece invisible a simple vista. Se trata del colosal motor que descansa bajo el capot: un LS7 V8 hecho 100% de aluminio, descendiente directo de los propulsores que utilizaban los equipos de carrera C5R y C6R, famosos por sus éxitos en competencias internacionales de larga duración. El de este Camaro tiene 427 pulgadas cúbicas y una potencia máxima de 650 HP, 145 caballos por encima del Corvette Z06. Su sistema de inducción de 4 pulgadas fue realizado a medida, lo mismo que su árbol de levas. Por supuesto, este motor es más liviano que el original, fabricado en hierro fundido. La transmisión es manual y corre por cuenta de una caja T56 de seis velocidades, cedida muy gentilmente por el nuevo Pontiac GTO. A pesar de las importantes dimensiones del motor, el consumo de combustible arroja números decentes, sobre todo al manejar el Camaro en sexta marcha. La suspensión fue trabajada para resultar más confortable sin que ello atente contra su durabilidad. Los frenos también están de estreno: discos Wilwood Dynalite con cálipers de cuatro pistones son los encargados de que la potencia del V8 no nos juegue una mala pasada.

Los créditos en lo que hace a la cirugía estética del vehículo van para los profesionales de “Classic Cars of Mchenry County”, especialistas en armado y restauración de Camaros de primera generación. Llevaron a cabo un trabajo minimalista que mantuvo intacta la identidad original de este Chevrolet. Decidieron no modificar ninguno de los paneles ni agregar gráficas a la carrocería, cuya superficie fue pintada de un color Azul Le Mans que genera destellos bajo los rayos del sol. Los cromados y las pequeñas decoraciones casi no interfieren con el despojado y musculoso cuerpo de acero, más seductor hoy que 42 años atrás. Algunos emblemas desperdigados con el número “427” anuncian lo que esconde la cubierta del capot. La iluminación del auto utiliza dispositivos de LED y unidades HID, cuya eficacia es mayor que la de las ópticas tradicionales. El calzado del Camaro tampoco es el original: le colocaron ruedas American Torque Thrust II de 18 pulgadas y neumáticos BF Goodrich G-Force KDW. Sus medidas: 245/45 ZR18 para el eje delantero y 275/40 ZR18 para el posterior.

En el interior del vehículo se respira una atmósfera de fines de la década del ’60. Allí están las butacas cubiertas de vinílico negro, iguales a las que salían de fábrica por aquellos tiempos. Novedades también hay pero son pocas: actualizaron los paneles internos de las puertas y algunos relojes del instrumental. ¿Acaso pensabas que el tacómetro Stewart Warner colocado en la columna de dirección siempre estuvo allí?. Vaya uno a saber cuál será el destino de este increíble Chevrolet Camaro. A donde sea que vaya, se merece que su dueño lo trate con el cuidado y el respeto que ameritan las piezas únicas e irrepetibles.

FICHA TÉCNICA

  • Motor: LS7.
  • Tamaño del motor: 427 pulgadas cúbicas.
  • Cilindros: 8 en “V”.
  • Material del motor: Aluminio.
  • Potencia máxima: 650 HP.
  • Caja de marchas: T56.
  • Velocidades: 6.
  • Transmisión: Manual.
  • Frenos: Discos Wilwood Dynalite con cálipers de 4 pistones.
  • Color de la carrocería: Azul Le Mans.
  • Ruedas: American Torque Thrust II de 18’’.
  • Neumáticos: BF Goodrich G-Force KDW 245/45 ZR18 (adelante) y 275/40 ZR18 (atrás).
  • Precio del vehículo: U$S 79.900.   
Comentarios de facebook