Inicio Auto Show Mazda CX-9 2017, para volver a enamorarte de tu auto

Mazda CX-9 2017, para volver a enamorarte de tu auto

9457
0
COMPARTIR

Por Andrés Aiello

Hasta hace poco los vehículos de utilidad deportiva para siete pasajeros no eran más que cajas motorizadas que hacían mucho por la comodidad y la practicidad, pero con poca gracia y unos consumos abismales de combustible.
Pudimos ver de primera mano en el salón de Detroit 2016 la más grande del fabricante nipón donde los japoneses nos mostraron la nueva generación de esta sofisticada SUV, que te hará caer en la tentación de hacer eso que, precisamente, siempre juraste no hacer: comprar un SUV de tamaño completo.

Haciendo un poco de historia recordamos que el Mazda CX-9 fue lanzado en Estados Unidos hace ya nueve años. Ese tiempo le ha servido a los japoneses para entender a sus clientes. Diseñadores, mercadólogos e ingenieros trabajaron para hacer de la renovación del CX-9 una propuesta con valores de diseño, refinamiento e incluso de conducción.

El este vehículo de utilidad deportiva podría estar junto a cualquier modelo de Audi, BMW, Infiniti o Mercedes y no sufrir por falta de autoestima. Es un SUV que por dentro o por fuera, parece tener el dedo puesto sobre el segmento premium, en el que todo capricho se vuelve una necesidad.

Cuando se trata de fabricar vehículos de estas dimensiones, las formas deben obedecer a la función.
Las dimensiones del capó y de la calandra, y la integración de la barra cromada sobre la tapa del maletero aportan una apariencia futurista y deportiva.
La selección de los materiales ha sido particularmente buena; no sólo mezcla colores y texturas agradables, también reúne elementos sofisticados, como piel Nappa, madera Rosewood y aluminio satinado y pulido.

El equipamiento es verdaderamente completo. Incluye sonido Bose, pantalla TFT de 4.6 pulgadas en el cuadro de instrumentos, sistema de entretenimiento Mazda Connect, clima de triple zona, múltiples ajustes eléctricos con fácil acceso a la tercera fila de asientos y todo un arsenal de radares, sensores y cámaras para proveer de información a sistemas como alerta de colisión con frenado automático, control de crucero adaptativo, monitoreo de ángulo muerto y asistente para mantenerse en el carril.

Mazda CX-9 es la introducción de un nuevo motor turbo, el primero de la familia SKYACTIV con estas características. Se trata de un 2.5 litros de 250 caballos de fuerza y 310 libras pie de torque de par asociado a un cambio automático de seis velocidades. Este nuevo motor, además de prometer consumos bastante ajustados, asegura una buena entrega de par desde bajas revoluciones, esto gracias al sistema Dynamic Pressure Turbo, el primer sistema de turbocargador con la posibilidad de variar el grado de presión en relación con la velocidad del motor.

Dependiendo del acabado, el Mazda CX-9 se ofrece con tracción delantera o integral iACTIV AWD que, a través de 27 sensores, analiza las condiciones del camino hasta 200 veces por segundo y determina la cantidad de par que necesita cada una de las ruedas, favoreciendo el comportamiento en conducción sobre nieve o simplemente piso mojado.

Comentarios de facebook

DEJA UNA RESPUESTA