Inicio Industria Volkswagen sacude la industria con escándalo

Volkswagen sacude la industria con escándalo

688
0
COMPARTIR

La automotriz alemana es encontrada culpable de haber falseado pruebas de emisiones nocivas en modelos con motores Diesel tipo EA 189 entre los años 2009 y 2015.

Las palabras para catalogarlo salen a borbotones, como las estelas de humo por los escapes de los antiguos motores; agonizando con los anillos desgastados, consumiendo aceite y quemándolo como una barbacoa de verano. Aún se ven, pero vaya que muchos menos. Los creadores del ‘smog’ y enfermedades cancerígenas están siendo controlados y regulados, tratando de eliminarlos del planeta, pero…

Mi amigo experto Geoff Day lo compara con que a pocos días de una boda, uno de los novios sea encontrado ‘in fraganti’ teniendo relaciones íntimas con otra persona. La ‘tormenta perfecta’ sucedió en Nueva York en plena presentación de un nuevo modelo de Passat, frente a todos los periodistas del mundo agolpados y listos para disparar a mansalva contra el CEO en el estrado. Este tomó la crisis como la oportunidad para darle vuelta a la sartén: “He cometido un delito y somos culpables”, para recibir una ronda de aplausos por su honestidad y valentía.

El diesel genera 30% más energía que la gasolina y más de la tercera parte de Europa se mueve con diesel. El diesel gozaba y goza del beneficio de tener menos impuestos porque es del transporte y, sobre todo, porque fue el inicio para que el combustible sea barato para los tractores de los agricultores. Las nuevas tecnologías de ‘riel común’ permiten tener normas como la actual Euro 6 (una especia de Windows10 o iOS9), con decir que es 50% menos que el Euro5, nos damos cuenta de lo caro que es producirlo, pero todo tiene un precio y el medio ambiente más todavía.

Fue en un Jetta con el que descubrieron la anormalidad en una prueba privada de Nueva York a California.
Fue en un Jetta con el que descubrieron la anormalidad en una prueba privada de Nueva York a California.

Ha sido una agencia independiente, la International Council of Clean Transportation, que junto con la West Virginia University, han descubierto un engaño computarizado para hacer ‘creer’ a los reguladores que los motores VW EA 189 emitían menos emisiones ‘Nox’ que las reales. Este programa reconocía cuando el vehículo estaba en el banco de pruebas con determinadas aceleraciones y vueltas al timón, ‘bajando’ las emisiones y ‘truqueando’ el sistema. Una vez que salía del concesionario, el chip reconocía que no había ‘moros en la costa’ y las emisiones aumentaban, en el caso del Jetta entre 15 a 35 veces más de las permitidas, mientras en el Passat entre 5 a 20 veces más de polución.

¿Por qué? ¿Por qué? Por el maldito dinero.

En Europa todo bien, pero es en Estados Unidos, donde las regulaciones son mucho más estrictas, todos los modelos en venta de cualquier fabricante tienen pruebas de emisiones nocivas más altas. Existe el reglamento CAFE en que se toman los consumos de millas por galón de todos los modelos de un fabricante, promediando un consumo que ha subido años tras año. Así por ejemplo, un fabricante produce un modelo de alta performance que consume muchísimo por galón y lo promedia con otro de menor cilindrada. Además, también entran en esta en la ecuación los Eléctricos.

El mercado norte americano no es mucho en diesel, apenas el 1% del total de ventas, apenas 500,000 vehículos diesel Volkswagen vendidos desde el 2009, cuando empezó la nueva regla del Presidente Obama de promedio CAFE de 35 millas por galón, fue ahí que comenzó toda esta operación de ocultar emisiones nocivas.

Las multas pueden alcanzar $37,500 por cada uno de los modelos y podrían venir las acciones legales de cientos de miles por prácticas que se llaman ‘class action suits’. Otras fábricas han pasado por esto, como la más reciente, General Motors, que acaba de llegar a un acuerdo con el Gobierno por $900 millones de dólares o Toyota, que hace poco pasó por un proceso similar, con víctimas mortales por un caso no probado. Aquí no hay víctimas, aunque podría darse un largo proceso para demostrar que sí las hay debido a la contaminación del medio ambiente. Sin embargo, Volkswagen podría señalar a barcos navieros, locomotoras y hasta camiones de transporte pesado como también causantes de contaminación, inclusive hasta la industria del carbón.

En 1998 existió uno casi idéntico con dos marcas de camiones que hicieron lo indebido por que los motores no dieran muestras de emisiones nocivas. El último capítulo ha sucedido con la renuncia del Presidente de Volkswagen, siempre ruedan cabezas y los competidores tienen la misión de aclarar que ellos sí han cumplido con las regulaciones, que ellos sí tienen el millaje por galón de diesel y potencia que publican.

Por último, queda el mantra de Wall Street y los consejeros financieros: ‘comprar en baja; vender en subida’ la pregunta es ¿quién compra hoy acciones de Volkswagen? han caído hasta 30% ¿ganga?

Comentarios de facebook